Desarrollo y Técnica


La Ejercitación de la Fuerza durante la Infancia
Por... Profesor Hernan Aboitiz

Al momento de hablar del desarrollo de la fuerza se generan controversias especialmente basadas en el punto de cuando comenzar a ejercitar al niño con estímulos de fuerza. Como ya lo he expresado en artículos anteriores existen momentos óptimos para el estimulo de cada una de las capacidades condicionales, a estos momentos los denominamos etapas sensibles o edades de oro. Debemos tener en cuenta que no siempre la ejercitación de la fuerza esta relacionada al trabajo con sobrecarga, sino que esta comenzara a estimularse ya desde la infancia entre los 4 y 7 años a través de la simple actividad física, las carreras, los saltos, los lanzamientos.

En principio, es lo que llamamos habilidades motoras generales, que le irán forjando al niño su propio esquema corporal. Al termino de esta etapa se comenzarán a desarrollar las habilidades motoras específicas en las que comenzarán a combinar las actividades anteriormente desarrolladas con otras de mayor complejidad, carreras combinadas, cambios de direcciones, giros, frenos y arranques, saltos y giros en ambos laterales, lanzamientos de diferentes formas, tracciones, empujes, y demás combinaciones que se llevarán a cabo con el objetivo de estimular al niño de manera óptima en este periodo evolutivo.

La fuerza en estas etapas tendrá como objetivo el óptimo desarrollo postural del niño así como el fortalecimiento armónico del tejido conectivo (tendones, ligamentos y demás) evitando desbalances que ocurrirían lógicamente si dicha capacidad no se estimulara adecuadamente. Hablar de edades cronológicas resulta algo complicado ya que los desarrollos evolutivos son diferentes en cada individuo pero podemos generalizar comentando que existen edades de desestabilización y estabilización corporal, ligado al crecimiento corporal del niño, entre los 4 y 7 años y entre los 11 y 14 años encontramos niveles de desestabilización por lo que si bien se producen incrementos de la fuerza resulta difícil ejercitarla coordinadamente ya que el esquema corporal del niño se ha modificado por lo que necesitará de una nueva adaptación en estas etapas: cuanto más bruscos sean los cambios más difícil será la adaptación. Posteriormente a esta etapa aparecerán las etapas de estabilización: aquí es el momento de ejercitar la fuerza, en principio de manera intermuscular (el cuerpo funciona a través de cadenas musculares) y acompañada de la flexibilidad, ya que los desbalances producirán inconvenientes posturales y lesiones musculares.

Será en el comienzo y en la entrada a la pubertad donde se iniciarán los ejercicios con sobrecarga ya que aquí los niveles hormonales, especialmente de testosterona, se incrementan de manera notable, es el momento óptimo para el desarrollo de la fuerza con sobrecarga, siendo esta la edad de oro, la etapa sensible de la fuerza. Lógicamente se comenzará con cargas adecuadas y se pondrá especial énfasis en el aprendizaje de la técnica, los beneficios aquí adquiridos no podrían haberse logrado antes debido a déficits hormonales para responder a esta clase de estímulos.

El trabajo sobre las fibras explosivas resultara muy beneficioso para el individuo deportista, incrementando la potencia muscular evitando la hipertrofia (aumento de tono muscular), si bien la hipertrofia muscular genera importantes niveles de fuerza también produce déficits en la movilidad del músculo como en la velocidad de desplazamiento del mismo. El estímulo sobre este tipo de fibras debe comenzar a desarrollarse desde la infancia a través de actividades que involucren gestos explosivos:lanzamientos, saltos y demás permitirán que en las futuras etapas el individuo se encuentre con importantes estímulos para poder continuar desarrollando este tipo de fibras de calidad, que resultarán primordiales al momento de comenzar la etapa del deporte competitivo.

Por consiguiente, los entrenadores debemos conocer las diferentes etapas de entrenabilidad de las distintas capacidades condicionales y los recursos a llevarse a cabo para el óptimo y adecuado desarrollo de cada etapa. Debemos recordar que los niños nunca colocarán reparos y siempre estarán dispuestos al ejercicio y actividad física, por lo que somos nosotros, los entrenadores, los responsables de guiar al niño de la manera correcta en cada etapa de desarrollo motriz, evitando todo tipo de inconveniente postural y brindándole las herramientas necesarias, para que el individuo, si así lo decide, pueda ingresar al deporte competitivo en óptimas condiciones motrices.


Delicious reddit Digg Facebook StumbleUpon


Comentarios

Julio Torres
2009-04-01 05:45:36

Deseo recibir información periódica de todas las investigaciones y avances

luis alfredo garcia p
2009-07-16 17:56:45

yo trabajo con niños desde los tres años me gustaria recibir informacion sobre este nivel

jorge peignand
2010-01-02 16:25:50

tengo tres niños practicando tenis me gustaría recibir información sobre todos estos tema.

ZINE EDDINE
2010-10-14 13:33:16

estoy trabajando con un niño de 7 años y me gustaria recibir información sobre este nivel

Rafael Pinto Velasco
2011-01-07 11:41:48

Soy entrenador y lic.en ed. fisica y salud U. Valle-cali col; ademas de mi conceptualizacion en temas de entrenamiento, me gusta enrriquecer mas mi conocimiento , con sus articulos y me gustaria todo lo pertinente a entreno con niños y jovenes. mil gracias Match Point.

Envía tu comentario
Nombre
Correo
Sitio web
Comentario
Quiero recibir información
por correo electrónico de MatchPoint.
Escribe los 5 dígitos de verificación que vez, abajo en el campo:

Tu dirección de correo será mantenida en privado y no se compartirá con terceros.