Desarrollo y Técnica


Charla con Yannick Noah : Sí hay vida después del Tenis
Por... Maxime Fleschi

Se reproduce la presente entrevista realizada por Maxime Fleschi en 1999 con la amable autorización del periódico francés L´Humanité, quien tuvo a bien autorizar su publicación en Matchpoint Traducción por David Steck.

En 1998 Yannick Noah* dejó la capitanía de los equipos franceses (de Copa Davis y Copa Federación) para ya reunirse con su familia, más que nada con sus hijos y amigos, así como dedicarse a organizaciones caritativas. Se trata aquí de confesiones de un hombre de cancha, de sus amistades, de sus carencias del pasado…


Yannick Noah en Roland Garros 2005
©Arnaud Lerondeau



Usted siempre le ha acordado un lugar especial al factor emocional.¿En su opinión, es este sentimiento el más importante para el accionar deportivo?

Yannick Noah: En muchas ocasiones el deportista se encuentra solo. Solo con su juego. Pero como sabe jugar, encuentra su razón de ser en la cancha. Durante un partido o la preparación para el match, el jugador no piensa en el estilo de juego. El recurso primordial es el factor mental y la confianza. Se le hace hincapié en el amor y en efecto se trata de amor. Encontrar fácilmente las palabras idóneas para comunicarse con el jugador solo es posible si uno conoce muy bien al jugador. Es preciso saber de su vida, historia, entorno familiar, anhelos y angustias. Durante mis tiempos como capitán de Copa Davis y Copa Federación pasábamos horas discutiendo con los jugadores. Tratando lograr que se abrieran conmigo los jugadores, hablaba también con sus personas cercanas para conocerlos más a fondo.

¿Usted habla de amor: en cuales situaciones es más importante, para ayudar a un jugador con dificultades, o para trascender los límites de un jugador que viene jugando bien?

Yannick Noah: Se trata más bien de un camino que nunca termina. El ser humano no tiene límites. Pero tenemos la tendencia de subestimarnos, cosa natural para el ser humano. La mayoría de las veces, uno se achica frente a los retos: ¨Nunca le ganaré al oponente que tengo enfrente, es muy alto, tiene un servicio demasiado fuerte…¨ Son raras las ocasiones que encontramos a una personalidad que se sienta muy grande. La meta es llegar a la cancha con la mente despejada, sintiéndose fuerte, bien y sin dudas. Es una labor cotidiana: hasta el número uno mundial tiene días cuando los sentimientos le impiden rendir al 100%. Desde luego, no le pasará tantas veces como al número 50, pero de que tiene sus sentimientos los tiene. A parte, como número uno mundial, se asume un papel diferente (…en la cancha).

¿Es decir, copar con la presión de los medios?

Yannick Noah: Lo que paso con Amélie Mauresmo por ejemplo, después de dar el campanazo en el Abierto de Australia(1) las cosas alrededor de ella cambiaron de repente… La forma de percibirla cambió…Actualmente sus problemas ya son de otra índole. Y sí es sumamente difícil para un deportista de alto nivel volver a las prácticas de entrenamiento y encontrar de pronto a todo el mundo manifestando admiración (¨…¡Felicidades por tu resultado!..¨, ¨…Qué bien hablaste, Gracias…¨), lo que es un cambio total, puesto que a los entrenamientos va uno a sufrir y a superarse. Es más fácil lograr los objetivos con hambre, pero bueno, lidiar con estos problemas y salir airoso de ellos representa la fuerza que convierte estos jugadores en los primeros del mundo. Entre más avanzas (en la carrera), más sutiles se vuelven los problemas y más interesante se vuelve la vida.

¿Es un jugador de tenis una persona con problemas?

Yannick Noah: La realidad que se vive hoy en día es la separación del jugador de su ambiente familiar temprano en su vida; de hecho cada vez más temprano… Aún cuando el jugador logra una buena transición en esta fase, esto sí le deja un rompimiento (en su desarrollo). Prácticamente, no ha vivido su adolescencia, no ha tenido vida familiar durante su infancia y adolescencia, es decir, tendrá que lidiar con este problema en una etapa posterior de su vida. Al regresar de la actividad deportiva, con suerte redescubrirá sus padres cuando esté mayor, entre los 30 y cuarenta años. Todo será desfasado. Un jugador de tenis, y esto representa un denominador común entre los mejores del ramo: es una persona que en sus tiempos decidió que la familia no era el ambiente propicio para su desenvolvimiento. Es alguien que salió de casa a la buena de díos, desechando su entorno para apostar todo al tenis. Muchos jugadores son personas con problemas afectivos/emocionales en búsqueda del equilibrio, buscando la apreciación a través del desempeño deportivo y de su actuación dentro de la cancha. Solo que aquí se trata de otro tipo de equilibrio…

¿Es lo que Usted vivió personalmente?

Yannick Noah: Casi todos hemos vivido estos problemas. En cuanto al equipo de Francia (en la década de los 70as) se puede decir que casi todos procedimos de familias que vivíamos situaciones difíciles.: Cédric Pioline, Yannick Noah, Guy Forget, Henri Leconte… todos con la misma lucha. Sin embargo, en alguna parte del camino, esto también fue una buena oportunidad para nosotros. Tuvimos la suerte de que la separación con nuestro ambiente familiar nos causó menos dificultad… Si yo hubiese encontrado algo de armonía en mi vida familiar; si Pioline hubiese encontrado equilibrio en su casa… Nunca hubiésemos logrado lo que hicimos. Es durísimo (lograr el éxito en este camino) para alguien que vive feliz, es difícil para alguien que todo lo tiene (en la vida). Obviamente está presente el deseo de quedarte en casa o de regresar con tu familia. Esta es la razón por la cual los campeones o las personas que logran superarse (en el deporte profesional) normalmente provienen de un nivel de escasos ingresos u hogares con problemas interfamiliares. Son gente con problemas. (Por ejemplo) Amélie (Mauresmo) tiene un problema. Pero este problema es su oportunidad, es su fortaleza. De no ser así, entonces debe dedicarse a otra cosa.

¿Estos problemas/fracturas les permitieron acercarse unos a otros, posiblemente por tener una sensibilidad similar entre todos Ustedes?

Yannick Noah: Es decir, con algo de suerte tenemos la posibilidad de encontrarnos después de las actividades, fuera del deporte. Pero en el ambiente del tenis es difícil ser amigo de una persona contra la cual vas a jugar al día siguiente. Encontrar relaciones de amistad en este tipo de ambiente no es tan natural como pareciera. Hay veces que esto sí se logra, hay sobresaltos de humanismo. Pero mis experiencias más bellas provienen de Copa Davis y de Copa Federación, en donde el interés del equipo prevalece por sobre todo lo demás. (En estas competencias)Yo me apoyaba con prioridad en los sentimientos, la amistad y los factores afectivos. Después, al reencontrarnos está este momento muy especial vivido por nosotros, la victoria, y también los meses de trabajo previos al evento, las conversaciones, las dudas, los contados momentos de entrega… ¡Este conjunto de situaciones rebasa con mucho al tenis. Y de pronto te das cuenta que todo esto te ha llevado a vivir un momento de autentica felicidad. ¡Y todo eso lo vives en equipo! Entonces vienen los abrazos, uno se mira a los ojos, y vienen las ganas de llorar de alegría… En esos momentos excepcionales uno abraza al compañero y llora de alegría. Cuando yo jugaba siempre me faltaba la sensación de compartir, de integración como equipo, lo que en retrospectiva ha sido mi energía y motor para trabajar como capitán de equipo.

¿Y esto no le falta hoy en día?

Yannick Noah: No. Creo que he vivido el ciclo completo. He podido trabajar con aquellos jugadores a los que quería ayudar. Hemos compartido momentos maravillosos. De vez en cuando es importante renovar (un equipo). Hemos vivido muy bellos momentos… Guy Forget continuará en el mismo sentido, con sus palabras, personalidad, sentimientos y sensaciones. Él ha ganado en dos ocasiones formando parte del equipo. Guy sí es mi amigo, y sé que puede lograrlo. De todos modos no creo en los entrenadores o capitanes que permanecen a cargo durante veinte años. Yo hubiera podido quedarme por mucho tiempo más, dándole seguimiento, hablar de nuestras victorias por veinte años más, pero… ¡esto no hubiera sido correcto! Es necesario darle cabida a sangre nueva y la mejor manera de hacerlo es quitarse del medio.

¿Qué cosas nuevas ha encontrado Usted después de dejar la capitanía de los equipos representativos de Francia?

Yannick Noah: De hecho, nada espectacular. Siempre supe que algo me hacía falta. Aunque ganes el torneo más lindo del mundo, sin la compañía de los hijos no es lo mismo. Me gusta el ambiente familiar, estar en casa, contarles a los niños en cuento antes de que se duerman, dar paseos en el parque, acompañarlos a la escuela… Me gusta y para mí es un placer poder hacerlo; es un lujo, para la mayoría no hay más que una vida dedicada al empleo con trabajo, trabajo y más trabajo.

¿Cuáles son sus proyectos para los próximos meses?

Yannick Noah: Además de ocuparme de los diferentes programas de las asociaciones "Los niños de la tierra" (2) y "Fête le Mur" (3), iré a Francia para visitar a mi familia: mi madre, mis hermanas. Dividiré el tiempo restante entre Nueva York y Londres, trabajando, Juego también en la gira de torneos de veteranos (siete u ocho torneos al año). Aprovecharé para estar en casa, cambiarle los pañales a mi hija pequeña, llevar a los más grandes a la escuela, ir a los partidos de basketball y los miércoles, estoy aquí. Trato de ser papá. Me parece un lujo y trato de aprovecharlo y de que mis hijos lo aprovechen. Ellos han sacrificado muchas cosas al permitirme hacer lo que he querido. Nadie me ha reprochado que viajara de un lado a otro y que me divirtiera en un ambiente tan personal como lo es el tenis. No tengo problema con encontrar un trabajo, tendría suficientes ofertas para poder estar ocupado todo el tiempo, aunque es cierto que salir de viaje es difícil. Siendo niño, hay cosas que nunca tuve, y eso me da una sensibilidad particular; ahora quisiera estar en casa con la mayor frecuencia posible.

¿Que es lo que le aportan los viajes a África, a Yaoundé, a casa de su abuela?

Yannick Noah: Para mí, viajar a Yaoundé representa una oportunidad de centrarme de nuevo y de poner las prioridades en su sitio. Se trata de uno de los países más corruptos del mundo. Prácticamente no hay nada y los niños, con sus enormes vientres por la desnutrición, no dejan de mirarte con ternura, a pesar de todo, hay alegría en sus rostros. La alegría de las cosas pequeñas, sonrisas, humor. Y te preguntas porque tanto correr, porque tanto estrés. Aunque yo no suelo estresarme demasiado, percibo esa sensación, es increíble. Siempre que regreso de Camerún gozo un periodo en el que estoy verdaderamente tranquilo, no me agobio. Es algo que está profundamente anclado en mí. Al llegar allí, me doy cuenta de que las cosas que hacen felices a esas personas, también me hacen feliz a mí.

*Biografía:

Yannick Noah nació en Sedan, Francia el 18 de mayo 1960 fruto de la unión entre su padre Zacharie Noah, futbolista profesional originario de Camerún (campeón francés con el equipo de Sedan) y su madre Marie-Claire,de origen francés, profesora. Al cumplir Yannick tres años su familia se muda a Camerún, donde crece hasta ser descubierto por Arthur Ashe, quien tiene el merito de haberlo lanzado hacia su carrera tenística, donde conseguirá entre otros exitos un titulo mayor en individuales (Roland Garros 1983), 22 titulos de campeonato en el Circuito ATP, un titulo mayor en dobles (Roland Garros 1984 haciendo pareja con Henri Leconte)… Capitán de los equipos nacionales de Francia (Copa Davis y Copa Federación) entre 1991 y 1999. La música reggae siempre fue su otra pasión. Hasta la fecha lleva grabados ocho discos: Charango(2006), Métisse(s)(2005),Mon Eldorado(2004),Pokhara(2003),Black & What !(2002),Album Live 2002, Yannick Noah(2000),Urban Tribu (1993): http://www.yannicknoah.com/

(1)En 1999, una joven y entonces desconocida Amélie Mauresmo llegó a jugar la final del Abierto de Australia contra la sembrada número uno Martina Hingis.

(2) La fundación Niños de la Tierra (Les Enfants de la Terre) es una asociación, dirigida por la madre de Yannick Noah, que acoge niños huérfanos, enfermos o desfavorecidos. http://www.enfantsdelaterre.net/

(3)El nombre de la fundación Fête le Mur proviene del francés y significa por ejemplo fiesta en el muro.

©"Pingouin - AR"

Según texto publicado en el sitio oficial los objetivos consisten en:
"Educar a los niños a través de la practica del tenis. Fomentar la mezcla de razas en el campo deportivo desde la edad más temprana. Permitir a los niños desenvolverse y vivir juntos con espíritu solidario y ciudadano. Procurar el acceso a la formación profesional de alto nivel para los más motivados… Raíces: Después de haberse desempeñado como jugador y entrenador, Yannick a su vez quiso transmitir la pasión por el tenis a los niños de los conjuntos residenciales menos favorecidos, a quienes les es difícil el acceso a este deporte por razones de índole mayoritariamente sociales y económicas…Como persona que se ha entrenado miles de horas frente a un muro de entrenamiento, su intención ha sido cambiar la imagen tradicional hostil del muro de concreto en los suburbios menos favorecidos de Francia hacia un muro lúdico que funja como pareja incansable y medio de evasión…"


Delicious reddit Digg Facebook StumbleUpon



Envía tu comentario
Nombre
Correo
Sitio web
Comentario
Quiero recibir información
por correo electrónico de MatchPoint.
Escribe los 5 dígitos de verificación que vez, abajo en el campo:

Tu dirección de correo será mantenida en privado y no se compartirá con terceros.