Desarrollo y Técnica


Desde la Trinchera, Los Cangrejos 2a Parte
Por... Víctor Romero

CANGREJOS CON MÁSCARA DE JUGADOR
Los cangrejos con máscara de jugador son muy comunes. Hay varias clases de cangrejos-jugadores, pero sólo repasaremos dos; la primera (y la peor) es en la que los cangrejos-jugadores se cangrejean a sí mismos. La segunda clase de cangrejos jugadores es en la que los jugadores cangrejean a otros jugadores.

Auto-Cangrejos
A la primera clase de jugadores-cangrejos la llamaré “auto-cangrejos”. Los auto-cangrejos son muy comunes dentro del medio. Hay una infinidad de formas en las que un jugador se puede cangrejear. Hoy mencionaré únicamente cinco:
1. Diarrea Verbal: Creo que todos hemos escuchado a un jugador decir: “¿Ya viste el draw que me tocó? Me tocó por el lado de Fulano de Tal, el sembrado 1 del torneo. No tengo chance porque juega muy bien y yo estoy jugando muy mal… blah blah blah blah…” y continúan con una letanía de diarrea verbal que cansaría al más paciente.
2. Tirar partidos: También es muy común para los auto-cangrejos el “tirar” partidos. Cuando el jugador siente que no puede ganar y por ese motivo deja de hacer su mejor esfuerzo o se retira, es cuando se dice que “tiró el partido”.
3. Mal de la Conquista: El llamado “Mal de la Conquista” o “Complejo de la Conquista”es un síndrome muy común que padece el auto-cangrejo. Tal síndrome se manifiesta cuando a un mexicano le toca jugar contra un extranjero. El mexicano tiende a atribuir una superioridad ficticia a su rival por el simple hecho de tener la piel, el cabello y/o los ojos más claros, o por parecerse a los “conquistadores”.
El siguiente fragmento ilustra de donde viene el mal de la conquista: “... los tlaxcaltecas se habían confederado con los “dioses”, que así generalmente eran llamados los españoles en toda la tierra del Nuevo Mundo, sin poderles dar otro nombre”. (1)
4. Desorden:
Hay veces en las que los jugadores son desordenados con sus cosas, sus horarios y/o sus actividades. Esto sucede cuando los jugadores son irresponsables con su equipo personal (por ejemplo, cuando no mandan sus raquetas a encordar a tiempo), o cuando no administran sus tiempos como deben (llegan a los entrenamientos tarde). Como resultado estos jugadores pierden tanto su tiempo como el de los demás.
5. Falta de profesionalismo: Esta es la forma más autodestructiva que presentan los auto-cangrejos, y sucede cuando éstos, a sabiendas de que tienen un partido de torneo o sesión de práctica, salen por la noche, incurren en algún vicio, comen mal, o simplemente no descansan bien la noche anterior. Esto da como resultado que el jugador no esté al 100% para su compromiso. De ésta forma, los jugadores muestran una falta de respeto tremenda primero hacia ellos mismos, segundo, hacia sus compañeros de entrenamiento y entrenador, o hacia sus rivales (dependiendo si van a entrenar o a jugar un partido), y finalmente, hacia las personas que los apoyan (ya sean padres, patrocinadores, o público).

El auto-cangrejo tiene como peor defecto que su comportamiento es altamente contagioso, sobre todo entre los jugadores más jóvenes y menos experimentados.

Cangrejos-jugadores
Los cangrejos-jugadores también tienen una infinidad de formas de actuar. Los cangrejos-jugadores que abundan más son aquellos que hacen trampa durante los partidos. Hay muchos cangrejos de éste tipo. Incluso me atrevo a pensar que éstos cangrejos viven hasta debajo de las piedras porque abundan tanto en los clubes como en las calificaciones de los torneos futuros (en las que no hay jueces).

Otro tipo de cangrejo jugador es aquel que habla mal de sus rivales. En ésta misma categoría entran los cangrejos jugadores que restan mérito a sus rivales cuando éstos últimos los vencen.

Un tipo de cangrejo-jugador que es particularmente detestable es aquel que se inscribe a un torneo de dobles y le tira el partido a su compañero. Ya sea que no haga su mejor esfuerzo, o bien que simplemente no se presente al compromiso. Ambas situaciones son deplorables.

Finalmente, la cangrejada mayor entre jugadores (y que tristemente se repite con alarmante frecuencia en “el tour”) es en la que un jugador-cangrejo quiere que otro jugador pierda. Nótese que el jugador-cangrejo no quiere que el rival del otro jugador gane, sino que el otro jugador pierda. Los cangrejos harán cualquier cosa para satisfacer su deseo enfermizo de que el otro jugador pierda. Hay ocasiones en que abiertamente apoyarán al rival del otro jugador, pero lo normal es hacer pensar al otro jugador que el cangrejo le desea éxito, cuando incluso habló previamente con su rival y lo aconsejó.


CANGREJOS CON MÁSCARA DE ENTRENADOR


Los cangrejos-entrenadores también (y por desgracia) son muy comunes en el ambiente tenístico nacional. Hay dos formas principales en las que los entrenadores cangrejean. Como primer lugar, está el cangrejeo entre entrenadores, y como segundo lugar el cangrejeo entrenador-jugador. Aquí solo repasaremos brevemente el cangrejeo entre entrenadores.

En éste punto considero importante decir que cualquier cangrejada en cualquier nivel termina afectando siempre a los jugadores, y por ende, al tenis nacional.
Pero sigamos explorando al cangrejo-entrenador.

La forma favorita en la que los entrenadores cangrejean es hablando. En lo personal, se me hace muy gracioso (aunque no por ser gracioso deja de ser triste) escuchar las opiniones que tienen los entrenadores sobre sus compañeros de oficio. Nótese que los entrenadores-cangrejos abundan desde los niveles más “bajos” hasta los más altos”. Si usted le pregunta al entrenador-cangrejo “X” su opinión sobre el entrenador “Y”, usted escuchará varias razones por las cuales el entrenador “Y” es incompetente. Lo peor del caso es que entre mejor se crea el entrenador-cangrejo, peor se expresa de los demás entrenadores, y por lo tanto, mayor será su ignorancia. Esto, en muchas ocasiones nos lleva (a los jugadores) a escoger entrenador en base a quien es menos incompetente, lo cual es muy malo porque el hecho de no ser incompetente no significa ser competente. Se pueden encontrar entrenadores no incompetentes pero mediocres.
Nota: La decisión de quien va a entrenar a sus hijos nunca debe ser tomada en la oscuridad de la ignorancia. Un entrenador ejerce, en la mayoría de los casos, una influencia muy poderosa sobre la gente, sobretodo en los más jóvenes. Cuando usted vaya a tomar una decisión de tal magnitud, asegúrese por favor de que el entrenador por lo menos comparta algunos de los valores que su familia considere importantes.

Otra forma de cangrejeo entre entrenadores es cuando se “roban” a los jugadores. En ocasiones los entrenadores inician rumores con el fin de hacer pensar a los jugadores cosas malas de sus entrenadores y con esto, atraer jugadores a sus escuelas de tenis.


CANGREJOS CON MÁSCARA DE POLÍTICOS

Estos políticos-cangrejos son tanto o más detestables que los cangrejos periodistas malintencionados puesto que al igual que ellos, sus acciones afectan al tenis en forma masiva, pero se diferencian en que los políticos impactan al tenis con hechos (o falta de los mismos) y no solo con opiniones.

En el tenis hay políticos por todas partes. Incluso el pro de su club puede tener un cargo político (aunque sea menor) en su asociación estatal. Todos los políticos cangrejos, incluidos los del tenis, tienen motivaciones muy diversas que van desde la codicia, envidia, celos, o miedo. Los políticos-cangrejos del tenis añaden a éstas motivaciones su toque personal.

En muchos casos, los políticos-cangrejos del tenis han visto únicamente por un sector de la población muy pequeño. En ocasiones, este sector es tan pequeño como un solo individuo.

La visión limitada de los cangrejos políticos hace que se pierdan generaciones enteras de jugadores por la simple necedad de darle todo a un solo jugador. Este jugador se vuelve un apestado entre los demás jugadores. Todos los jugadores lo discriminan por el trato preferencial que recibe, hasta que se le acaba. Normalmente el trato preferencial y el desvío de recursos duran uno o dos periodos (o el tiempo que el político-cangrejo ostente el cargo) aunque hay casos en que los políticos cangrejos se logran perpetuar en el cargo, y por tanto, el favoritismo se extiende por más tiempo.

En el caso de los políticos-cangrejos, mi favorito es el que hace de juez y parte. Este cangrejo utiliza el poder de su cargo político para introducirse en áreas del tenis que no le corresponden. El cangrejo “juez y parte” interviene en todos los aspectos del juego, y se siente con la autoridad suficiente como para salir siempre con la suya. Desafortunadamente, al abarcar tanto, éste cangrejo hace un trabajo mediocre como regla general en todo lo que pretende abarcar. Imagine ahora una fusión de todas las características antes mencionadas. Un político-cangrejo que sea juez y parte, que se perpetúe en su cargo, que tenga una visión limitada y que favorezca a un solo jugador. Esté seguro, estimado lector, que también hay políticos-cangrejos de este tipo en el medio.

Finalmente, tenemos a los políticos-cangrejos que desvían los recursos para ensanchar sus bolsillos. De éstos cangrejos tampoco hablaré porque no son dignos de ocupar éste espacio.


CANGREJOS CON MÁSCARA DE ORGANIZADOR

Repasaremos brevemente a éstos cangrejos, cuyo poder es el de abrir o cerrar las puertas a los jugadores mexicanos.Los cangrejos con máscara de organizador prefieren darle los lugares de invitación (wild card) a jugadores extranjeros en vez de a los mexicanos. También le dan trato preferencial a los extranjeros en lo que respecta a horarios y canchas principales aún cuando todavía queden mexicanos vivos en el torneo, quienes jalan más gente a los torneos como ley general.


CANGREJOS CON MÁSCARA DE PERIODISTA

El problema con éstos cangrejos es la naturaleza de su trabajo, que por definición domina los medios de comunicación. Los cangrejos-periodistas son de lo más destructivo que hay, puesto que pueden terminar con una carrera en tan solo un plumazo.

Hay dos tipos de cangrejos periodistas; los ignorantes y los malintencionados.

Ignorantes: Este tipo de periodista se vuelve cangrejo debido a la mezcla de dos defectos: 1. la ignorancia, y 2. el egoísmo.
Los periodistas de este tipo reportan las noticias (en el periódico, radio o televisión) desde su muy personal y limitado punto de vista, dándoles un giro amarillista que usan para atraer a su audiencia.

¿Usted sabe cuántos periodistas que cubren las noticias de tenis tienen idea del tenis? ¿Cuántos de ellos saben por lo menos pegarle a la pelota? Ni hablar de estrategias o de tácticas porque le aseguro que me sobran dedos en una mano para enumerar a los que tienen algún conocimiento del todo. En su defensa, los periodistas cangrejos pueden argumentar que son escritores, o periodistas “profesionales”. Yo les doy la razón sin necesidad de ver sus “credenciales”. Probablemente éstos cangrejos puedan escribir una columna gramáticamente impecable, pero el contenido por necesidad será basura y en el peor de los casos, veneno. Para ilustrar éste punto a continuación le presento una frase del pensador norteamericano Bertrand Russell: “La interpretación de una persona estúpida sobre lo que una persona inteligente dijo nunca será precisa porque él (el estúpido) inconscientemente traduce lo que escucha en algo que pueda entender. Preferiría ser interpretado por mi peor enemigo entre los filósofos que por un amigo ignorante en la filosofía”. (2)

Malintencionados: Los cangrejos-periodistas-mal intencionados tienen diferentes motivaciones. Unos son motivados por la codicia (los que se venden para publicar cosas buenas o malas de alguien), y otros por sed de venganza (porque algún jugador, político, etc. No accedió a alguna entrevista o a algún capricho del cangrejo).
En éste momento le pido una disculpa al lector puesto que no iré más allá con éstos cangrejos. Creo que son de lo más detestables y menos interesantes de analizar. Lo único que quiero es que quede constancia de que los hay.


CANGREJOS CON MÁSCARA DE ESPECTADOR

Los espectadores-cangrejos también vienen en muchas variedades. Aquí solo hablaremos de los que van a ver el tenis en vivo. Estos cangrejos los puede encontrar a nivel club, nacional y a nivel internacional. Seguramente usted ha visto jugar a un mexicano contra un extranjero. El espectador-cangrejo siempre estará apoyando al extranjero incondicionalmente sin más razón la de ir en contra del mexicano. Es un fenómeno muy raro en el que el espectador-cangrejo no tiene asuntos personales contra el jugador… ¡¡¡los tiene contra su propio país!!!

Voy de acuerdo en que cada quien tiene el derecho de apoyar a quien se le de la gana. Pero una cosa es apoyar a alguien, y otra muy distinta es querer que alguien pierda. Sobra decir que si usted le pregunta a uno de éstos cangrejos porqué le va a al extranjero, el cangrejo no dará su tenaza a torcer, y le responderá cualquier cosa excepto la verdad, la cuál es que no quiere que gane el mexicano.

Referencias Bibliográficas:
(1) Publicaciones Digitales. 21 de Febrero de 1996.Universidad Nacional Autónoma de México. 10 de noviembre de 2007. <http://biblioweb.dgsca.unam.mx/libros/vencidos/cap5.html>
(2) Russell, Bertrand, THE HISTORY OF WESTERN PHILOSOPHY. Nueva York: Simon & Schuster, INC. 1972


Delicious reddit Digg Facebook StumbleUpon


Comentarios

Bernardo Rodríguez
2007-11-28 13:01:51

Felicidades por tus articulos y sus cangrejadas, me gustaría que le agregaras nombres a los cangrejos.

Envía tu comentario
Nombre
Correo
Sitio web
Comentario
Quiero recibir información
por correo electrónico de MatchPoint.
Escribe los 5 dígitos de verificación que vez, abajo en el campo:

Tu dirección de correo será mantenida en privado y no se compartirá con terceros.